Entra al pueblo mas lindo del este
Que pasa en el pueblo
Lugares bellos para el turista
Nuestro lindo paraiso
Todos los hoteles dentro y fuera del pueblo
Envia tu mensaje
Noticias
NOTICIAS DE LA
REP DOMINICANA


EL NUEVO DIARIO

LISTIN DIARIO
EL NACIONAL
HOY DIGITAL
DIARIO LIBRE
EL CARIBE CDN
CLAVE DIGITAL
IMPACTO DEPORTIVO
MICHES.- El Segundo Tribunal Colegiado de San Pedro de Macorís ratificó la condena de 20 años de prisión y el pago de una indemnización de un millón de pesos a dos hombres acusados de narcotráfico, en Hato Mayor. Los sentenciados son José Hernández Hernández (Pachico) y su sobrino Juan Manuel Márquez Hernández, quienes guardan prisión en la cárcel de El Seibo, desde el 20 de diciembre del 2006, luego de ser apresados por miembros de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), cuando transportaban 236.7 kilogramos de cocaína.

La sentencia fue dictada por los jueces Vicente Marte Jiménez, Julio César Severino y Mayobanex Ventura, en tanto el Ministerio Público estuvo representando por la procuradora fiscal adjunta de Hato Mayor, Kenia Romero.

Ambos reclusos habían logrado en un juicio anterior que la Cámara Penal de la Corte de Apelación de San Pedro de Macorís anulara una sentencia dictada por el tribunal colegiado de Hato Mayor, que lo había condenado a 20 años.

El recluso José Hernández Hernández alias (Pachico) es el recluso que su custodia de la cárcel pública de El Seibo sacó  en una ambulancia hasta su finca privada ubicada en Miches, siendo reapresado en un operativo conjunto de organismos de inteligencia.

En el caso sirvieron de testigos la propia fiscal adjunta de Hato Mayor; Ynés Bruno Tejada, el coronel Luís Castillo García y el mayor Raúl de los Santos, de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) y quienes participaron en el operativo donde se les ocupó la droga a los procesados.


Preso condenado a 20 años salió a pasear para su finca

DR Ramon Reyes de Aza
Oficina de abogados Reyes de Aza. En frente a Monchin en Miches 809-553-5419
José Hernández Hernández (Pachico), un preso condenado a 20 años de prisión por narcotráfico, era sacado por su custodia desde su celda de la cárcel de El Seibo hasta su finca, ubicada en el municipio de Miches.

El recluso, que está recluido en el penal desde el 18 de diciembre del 2006, no contaba con permiso del personal médico de la cárcel, la Dirección de Prisiones ni el alcaide.

El recluso es calificado como un terrateniente y tiene varios expedientes por su presunta vinculación con el narcotráfico.
Ratifican condenan 20 años a dos hombres por narcotráfico
"Es indiscutible que el soborno, el dinero, el cohecho, la corrupción, están presentes en ese caso", dijo el director de Prisiones, Manuel de Jesús Pérez Sánchez.

Advirtió que en las cárceles no se permitirán la vagabundería, el crimen ni la impunidad.

El alcaide de la cárcel, Julio Alfonseca Otañez, fue suspendido y la custodia está detenida, mientras que el Ejército Nacional hace una investigación interna sobre la situación.

Pérez Sánchez felicitó al director regional Este del Ejército, Perozo Castillo y a la dotación. "Esa práctica se detectó, precisamente, en el día de ayer que era un feriado".

Dijo que a pesar de que el alcaide Alfonseca Otañez está desvinculado del escándalo, ordenó la suspensión de éste. "Aprovechaban que el alcaide no estuvo ahí", dijo.

Pérez Sánchez informó que fue designando uno de los abogados de la Dirección General de Prisiones, Carlos Guerrero, para que junto con los oficiales del Ejército Nacional para aclarar las circunstancias que dieron lugar a que el recluso y su custodia salieran.

Aunque desconoce el monto que tuvo que dar el preso Hernández para ir a su finca, dijo que los detalles serán conocidos tras la culminación de la investigación.

Las autoridades penitenciarias han detectado varios casos similares y han procedido a la cancelación y sometimiento a la Justicia.

Uno de los escándalos más recientes ocurrió en la cárcel de Najayo, donde un recluso condenado a 20 años de prisión salió de paseo en las narices de las víctimas de su crimen, que se quejaron de la situación.